Fábula la Cigarra y la Hormiga: autor, versiones, moraleja y más

La fábula la cigarra y la hormiga, es una narración, que deja una excelente enseñanza para todos, fábula que se le atribuye al gran autor Esopo, asimismo es recreada por honorables autores, entre ellos La Fontaine y asimismo de María de Samaniego; posee además numerosas versiones, las cuales cuentan con la misma enseñanza dentro de la moraleja; y sirve tanto para el disfrute de niños como de sus padres.

fabula la cigarra y la hormiga

Fábula la Cigarra y la Hormiga

En esta fábula, se halla basada en la historia de una cigarra, la cual por descuido se halla carente de alimento y casa y esta que sabe que su amiga hormiga tiene ambas cosas se fue a casa esta para pedirle prestado alimento y que la cobije en su casa. Esta que sentía temor de no tener la cantidad suficiente para que se alimentarán las dos, se niega a ayudarla.

Y en cambio llega a reprocharle, de que en el verano no llegó a mover ni una piedra y en vez de esto lo que hizo fue holgazanear, bailar y cantar; en vez de como ella hizo prepararse para el invierno, y hacer casa y recoger alimento para cuando llegara el duro verano.

Entonces como muy bien, vemos esta es una muy buena fábula bastante didáctica, y como todas presenta su respectiva moraleja; bastante significativa, se muestra con ella la recompensa que obtuvo la hormiga por su trabajo duro e incesante logrando la supervivencia en el invierno.

Mientras que por otra parte hace alusión, que la despreocupación que tuvo por su parte la cigarra, la conlleva incluso a poder perder la vida.

fábula la cigarra y la hormiga

¿Quién es el Autor?

En lo que respecta a la fábula la cigarra y la hormiga, esta es una historia que se le atribuye a Esopo; importante también es recalcar que la misma llegó a ser recreada tanto de la mano de Jean de La Fontaine, como de Félix María Samaniego.

Esopo al cual es atribuida esta fábula, no se consigue hallar un dato verdadero o valedero, únicamente que remota del siglo VI a.c. Es por esta razón que fue un hombre a quien su vida fue sin duda desconocida para todos nosotros. De igual manera no se le conoce exactamente el lugar ni la fecha de donde nació.

Se piensa, que este llegó a vivir más o menos en los 600 a. c. y es conocido popularmente como “el padre de la fábula”. Cabe destacar que sus narraciones son considerablemente alegres y divertidos y llegan a desempeñar y contener la norma clásica del “prodesse delectare”; que traducido vendría siendo (deleitando se enseña).

Es por esta razón que tienden a presentar una pequeña frase  al término de la fábula, que consigue concentrar cada parte de la enseñanza. Asimismo que más que un autor se le conoce como un recopilador. En este artículo se conocerán a continuación sus versiones.

fabula la cigarra y la hormiga

Versiones de la Fábula la Cigarra y la Hormiga

Esta excelente fábula, cuenta con numerosas versiones, de la mano grandiosos autores, contando la historia de una hormiga trabajadora y consciente de su futuro, y de una descuidada cigarra que no toma precauciones de sus provisiones para pasar el duro invierno; divertida narración que consigue el interés de todos; entre sus autores se encuentran:

  • Versión de Esopo
  • Versión de La Fontaine
  • Versión de María Samaniego

Versión Original de Esopo

La versión de Esopo la cuenta de esta forma: La hormiga que a través de todo el verano, se llegó a proponer el reunir su comida para pasar el duro y largo invierno, que ya pronto se acercaba, ya que tenía conocimiento que mediante el invierno no se podía conseguir el alimento, decidió así almacenar muchos granos de trigo, asimismo reunió ramitas de los grandes árboles y todo aquello que consideraba podía servirle.

Por otra parte se encontraba la cigarra, muy cómodamente junto a un frondoso árbol todo el verano y cantaba y bailaba, y cada vez que veía a la trabajadora hormiga con tono burlesco le decía, que ella no entendía como con tanto calor la hormiga podría trabajar sin descanso no sabía cómo le era posible.

fábula la cigarra y la hormiga

Por qué no en cambio, dejaba el trabajo tirado y se ponía junto a ella a descansar y cantar, bajo la sombra del gran árbol, así se refrescará y disfrutaría como ella. La hormiga sin embargo no le presto nada de atención e hizo caso omiso aquello, y se negó a la invitación y propuesta que le había hecho la cigarra. Más en cambio continuo cargando su alimento por todo el verano, y guardando sus provisiones para el invierno.

Hasta que por fin llega el frió invierno, al notarlo la hormiga ya sabe que debe dejar de trabajar, por lo cual decidió ahora cobijarse en su confortable hormiguero, ya está se encontraba despreocupada por que tenía el alimento suficiente para poder pasar tranquilamente el duro invierno, sin necesidad de requerir buscarlo afuera donde todo estaba frió.

En otra circunstancia se encontraba la cigarra, ya que no tenía nada que comer, mucho menos tenía una casita donde cobijarse, y ya tenía demasiada hambre y asimismo bastante frió. Por lo cual tomó la decisión de comparecer enfrente de la hormiga para pedirle, ya que esta sabía que ella había trabajado fuerte y tendría provisiones. Y así se dispuso, y hablo con la cigarra con la hormiga y le pidió todo aquello; entonces la hormiga al verle y escucharle le dijo: -¿Qué estuviste haciendo todo el hermoso verano, que no pudiste tan siquiera almacenar tu alimento?

fabula la cigarra y la hormiga

La cigarra avergonzada le respondió: – yo me encontraba todo este verano bajo la sombra de un gran árbol cantando, bailando y descansando. La hormiga que noto que esta se había dado cuenta lo mal que hizo le dijo – bueno, ahora canta de igual manera en el duro invierno, y con esto le cerró la puerta en la cara. Dejando en el frió a la cigarra; que duramente y amargamente tuvo que aprender su lección.

Versión de Jean de La Fontaine

Jean de La Fontaine, nace en el año de 1621 en Francia, tristemente muere para el año de  1695). Este fue un poeta de origen francés bastante popular y conocido particularmente por cada uno de sus doce libros donde se hallan puras fábulas, que para su época fueron consideradas un gran modelo a seguir en lo que respecta a este género y, por tanto, muy imitadas.

Entre tanto sus fábulas, se consideran un grupo de narraciones, escritas en verso, por la cual particularmente la gran parte tiene como personajes principales ciertos animales que puede hablar y hacer cosas racionales como las personas; su gran fuerte, que tales fábulas iban con la intención de dar a conocer ciertos valores morales con la enseñanzas de estas. ( Ver artículo: Fábulas de animales)

Sus narraciones se hallan inspiradas en clásicas fábulas; se identifican debido a que tales poseen una especie de humor agudo en tal sentido; aparte de esto también este le añade un lenguaje a sus personajes que, son bastante fluidos y con gran naturalidad.

fabula la cigarra y la hormiga

Cabe destacar que en lo que respecta a la fábula la cigarra y la hormiga, muestra en tal sentido una parte irónica y escéptica. Propia de la sociedad para ese entonces. Cabe mencionar que La Fontaine, presentó esta fábula con dos versiones las cuales veremos a continuación. (Ver articulo: Cuento el libro de la selva)

La primera versión de La Fontaine sobre la fábula la cigarra y la hormiga; dice de la siguiente manera: En todo el cálido verano cantó la Cigarra, sin saber lo que le venía la pobre artista, y se encontraba muy desprovista de su necesario alimento para cuando llegara el duro invierno.

Sin ni siquiera una pequeña porción, ni menos de mosca mucho menos lombriz, muy despreocupada la pasada a llamar fue; hasta la casa mansión que construyó la trabajadora la hormiga.

-«A súplicas le pido y vengo a  usted, le dijo a la hormiga, me consiga y preste un poco de grano, ya sea cebada u otra cosa, para pasar el verano, mi querida amiga y vecina; que antes de agosto y sin duda te devuelvo todo.

(fabulas de animales)

De hecho pagaré su respectivo capital y asimismo su propio interés; por eso señora acuda a responder a mi solicitud y me ayude.

La hormiga, que era dura y mezquina con la floja amiga, porque ella conoce lo que pasó, y por ello le pregunto sarcásticamente a la triste vecina: «¿Qué estuvo haciendo durante el calor?»,

«¿Qué hice, señora? Pues nada solo ¡Cantar!», responde la interpelada «¿Cantó usted entonces sin ningún temor?, si eso paso pues entonces se puede ir nuevamente hoy a bailar».

Como ya mencionamos, La Fontaine, asimismo posee otra versión para la famosa fabula la cigarra y la hormiga; la cual tiene un tono en el humor algo más suave y dice de la siguiente manera:

fabula la cigarra y la hormiga

Se encuentra cantando durante todo el verano la fresca cigarra, jugueteando y descansando, y no se daba cuenta que el verano pasaba, ya que de lo que se encargaba era de su arte, cantar y bailar, pero al llegar el duro invierno se halló esta sin nada, ni siquiera un gusano, mucho menos una mosca.

Fue llorando entonces de hambre  a su vecina la hormiga, solicitando a esta un grano prestado de la recolección que esta había hecho, que ella devolvería a la estación siguiente sin faltar.

– Te juro pagaré la deuda respectiva con sus intereses propios;-le dijo- e incluso si se puede será antes de la cosecha, te doy valida mi palabra. Mas sin dudar y la hormiga que no era para nada generosa (y cabe destacar que este era un defecto mínimo de la misma), y con tono sarcástico y preguntó le dice a la cigarra:

– ¿Qué te encontrabas haciendo tú cuando estaba el bueno y cálido tiempo? – Cantaba, y cantaba; noche tras noche; y día tras día; sin parar y  libremente, -respondió la ingenua muy despreocupada cigarra. – ¿Cantabas? qué bueno ¡Pues entonces ahora ponte a bailar!

fabula la cigarra y la hormiga

Fábula según María de Samaniego

Félix María Samaniego es un escritor que recrea la fábula la cigarra y la hormiga nace para el año de 1745 y lamentablemente muere para el año de 1801. Fue un Escritor de origen español perteneciente al siglo XVIII, muy conocido importantemente y significativamente a razón de sus fábulas. (Ver articulo: Cómo hacer una fábula)

No teniendo toda la suerte para su época; debido a su sátira mordaz, que se oponía en contra de cierto grupo político y asimismo religioso, por lo cual consiguió que fuera hostigado por la Inquisición.

Cabe destacar que en lo que respecta a sus fábulas, son menos leves e “ingenuas” que las que se le añade a Esopo, y aparte se hallan repletas de críticas que aunque están inmersas en personajes, son conocidas y se dejan ver claramente y más aún por la costumbres que existía en la época.

Esta, viene siendo especie de verso, por lo cual se expresa como el propio autor lo dio a conocer, sin tener ni siquiera adaptaciones por lo cual comienza de la siguiente manera:

fabula la cigarra y la hormiga

Cantando la Cigarra

pasó el verano entero,

sin hacer provisiones

allá para el invierno;

 

Los fríos la obligaron

a guardar el silencio

y a acogerse al abrigo

de su estrecho aposento.

 

Viose desproveída

del preciso sustento:

sin mosca, sin gusano,

sin trigo, sin centeno.

 

Habitaba la Hormiga

allí tabique en medio,

y con mil expresiones

de atención y respeto

le dijo:

fabula la cigarra y la hormiga

«Doña Hormiga,

pues que en vuestro granero

sobran las provisiones

para vuestro alimento,

prestad alguna cosa

con que viva este invierno

 

Esta triste Cigarra,

que alegre en otro tiempo,

nunca conoció el daño,

nunca supo tenerlo.

 

No dudéis en prestarme;

que fielmente prometo

pagaros con ganancias,

por el nombre que tengo».

 

La codiciosa Hormiga

respondió con denuedo,

ocultando a la espalda

las llaves del granero:

fabula la cigarra y la hormiga

«¡Yo prestar lo que gano

con un trabajo inmenso!

dime, pues, holgazana,

¿qué has hecho en el buen tiempo?».

 

«Yo, dijo la Cigarra,

a todo pasajero

cantaba alegremente,

sin cesar ni un momento.»

 

«¡Hola! ¿con que cantabas

cuando yo andaba al remo?

Pues ahora, que yo como,

baila, pese a tu cuerpo».

¿Cuál es la Moraleja?

En lo que respecta a la moraleja que posee la fábula la cigarra y la hormiga, en todas sus versiones especifica que el aprendizaje trata de como nosotros inteligentemente debemos saber dividir y administrar nuestro tiempo en todo momento y para todas las cosas, ya que podemos tener tanto tiempo para divertirnos y disfrutar, como también debemos tener nuestro tiempo para trabajar y ser responsables. (Ver articulo: Cuento corto de pulgarcito)

fabula la cigarra y la hormiga

Otro de las cosas que nos deja como aprendizaje es que no podemos confiarnos que todas las cosas siempre van a estar bien, tenemos que ser precavidos y no dejar las cosas a la deriva como lo hizo la cigarra, que prefirió estar cantando y bailando que pensar en el mañana, y cuando llegó el invierno no tenía nada de provisiones para soportar el duro frío.

Tenemos que saber que tenemos temporadas que nos va muy bien pero hay asimismo tiempos difíciles, por lo cual debemos prepararnos para ello y que no nos caiga ni por desprevenidos, porque pueden traer consecuencias graves para nosotros.

Tenemos además, que tomar en consideración que no podemos dejarle la responsabilidad de nuestras cosas y mucho menos de nuestras vidas a otros, ya que nadie puede dar garantía de que lo harán bien, debemos ser nosotros mismos, los que debamos tomar nuestras propias decisiones, acciones y nuestra protección para los tiempos difíciles.

No podemos ser holgazanes, debemos trabajar por lo que queremos obtener, aun cuando eso implique sacrificar y dejar a un lado la diversión. Otra lección muy buena fue la que hizo la hormiga, y es la de no dejarse influenciar por la cigarra cuando la hormiga trabajaba y esta se burlaba.

fabula la cigarra y la hormiga

Nosotros debemos hacer igual, no podemos dejarnos influenciar por aquellas personas, que creemos son nuestros amigos, porque podemos quedar sin nada por ir a la búsqueda de la diversión, has más bien como la inteligente hormiga que hizo caso omiso de las proposiciones y continuó trabajando fuertemente para el final tener los beneficios de ello.

Que fue estar tranquilita en su confortable y cálida casa y con toda la comida necesaria para el tiempo difícil que se presentaba con el duro verano.

¿Puedes Hacer Alguna Actividad con esta Fábula?

Aquí te dejamos un dibujo con el cual puedes entretenerte coloreando, e imaginándote una de las escenas de la fábula de la cigarra y la hormiga.

Fabula la cigarra y la hormiga

Actividades

Aquí te dejo para que disfrutes de las siguientes actividades.

1.- Inventa otro final a la fabula de la cigarra y la hormiga que también pueda tener un aprendizaje.

2.- Si la hormiga le hubiera dado provisiones a la cigarra, ¿crees que esta hubiera aprendido la lección?

3.- Inventa una canción que narra la historia de la hormiga y la cigarra.

Finalmente te Dejamos este Vídeo

Para finalizar, te dejamos un muy buen vídeo, que no es más que la historia de la cigarra y la hormiga, es un cuento animado, que te servirá de disfrute tanto para niños como para los padres, para que juntos aprendan la valiosa lección que deja buena fabula.

(Visited 1.697 times, 1 visits today)
Categorías Fábulas

Deja un comentario